Detalle


"SORDO MUDO Y CIEGO"

Autor: HOWARD PHILLIPS LOVECRAFT

Editorial: EDAF

Edición: 3, 2004

En compras de $200 o más el envío es GRATIS


*Válido en toda la República Mexicana. Sujeto a disponibilidad y cambio de precio


Resumen:

En este segundo volumen de H. P. Lovecraft, en colaboración con otros escritores, comenzamos con Sordo, mudo y ciego (1924), elaborado junto con C. M. Eddy, Jr., como los relatos Cenizas, El devorador de fantasmas y los amados muertos, todos ellos creados en 1923, e incluidos en el primer volumen de colaboraciones, Sordo, mudo y ciego es el relato más lovecraftiano de todas estas narraciones, si tenemos en cuenta la atmósfera opresiva que sufre el protagonista, un impedido grave que sólo tienen su tacto para sentir la presencia maligna y terrible que acecha en la oscuridad. Es verdaderamente espeluznante el terror que va inundando la mente del personaje, a quien ni siquiera le queda el consuelo de un grito liberador. Bajo las pirámides fue creado el mismo año de 1924 como un cargo para Harry Houndini, el afamado escapista. Se trata de una pieza menor, escrita enteramente por Lovecraft a partir de una idea de Houndini, narrada en primera persona por el propio showman, y su fin era promocionar la figura de este personaje tan popular de los escenarios de entonces. Lovecraft aportó su capacidad para crear una atmósfera inquietante en esas catacumbas arcanas del Egipto antiguo. La obra vio la luz en Weirs Tales con el título Imprisoned with the Paraohs, publicándose entre mayo y julio de 1924. La misma revista reimprimiría el cuento quince años después. Dos botellas negras (1926) es la única colaboración que Lovbecraft realizó con Wilfred Blanch Talman. El relato es enteramente lovecraftiano: el protagonista busca se heredad y encuentra a un antepasado maldito, el reverendo Johannes Vanderhoof, servidor del maligno, enclavándonos en un ambiente característico de terror rural, repleto de supersticiones (recordemos El horror de Red Hood, 1925). El libro negro de Alsophocus (1934) es la comunicación que escribió Martin S. Warnes al fragmento de Lovecraft El libro (1934). Sin duda, estamos ante un homenaje a los Mitos de Cthulhu, y concretamente a El que acecha en la oscuridad, 1935 (recordemos la mención al Trapezoedro Resplandeciente), último de los relatos del autor de Providence. Son mencionados la mayoría de los dioses del panteón de los mitos de Cthulhu, así como las Biblias malditas de su culto: De Vermmis Mysteriis de Ludving Prinn, Cultes des Goules del Comte d?Erlette (seudónimo de August Derleth, seguidor de Lovecraft), además, por supuesto, de El Necronomicón, y el Libro negro, creado para esta narración, y que conduce a nuestro personaje ante las mismas puertas del palacio de Nyarlathotep, el Mensajero de los Dioses. Alberto Santos

©Librería de Porrúa Hermanos y Cía. S.A de C.V. Todos los derechos reservados 2018, Cd. de México