Detalle


"El Canto de Navidad · JP0069"

Autor: Vallve, Manuel

Editorial: Editorial Porrúa México

Edición: 3, 2008

En compras de $200 o más el envío es GRATIS


*Válido en toda la República Mexicana. Sujeto a disponibilidad y cambio de precio


Resumen:

Este tomito, queridos niños, comprende un cuento de uno de los más insignes literatos contemporáneos. En efecto, Carlos Dickens fue el primer novelista inglés que hubo en el siglo próximo pasado, pues, además de estar dotado de fácil inventiva y de primoroso estilo, tenía dotes de observación nada comunes que le permitían sorprender con escrupulosa exactitud el modo de ser especial de sus compatriotas, a los que, muchas veces, caricaturizaba en sus libros, atacando con el ridículo todos sus defectos. Pero estas condiciones, bastantes para asegurar la fama a un escritor, estaban en Dickens empequeñecidas por otra cualidad mucho más noble y que contribuyó especialmente a conquistarle la celebridad de que goza en el mundo entero. Dickens fue el escritor más humano o, si se quiere, más amigo del género humano que ha existido, y todas sus obras, aunque vestidas a veces con fantástica o cómica envoltura, tienen nobilísmo fondo y ensalzan todas las virtudes, el amor a la humanidad, a la familia ya la patria, de un modo que, a veces, hace asomar las lágrimas a los ojos, aunque, a trechos, parezca su estilo ingenuo y frívolo de un modo extraordinario. Fue hijo de humildísima familia, pues durante su primera infancia viose obligado, para ayudar a sus padres, a trabajar en una fábrica de betunes, en donde ganaba mísero sueldo. Pero más tarde, tras haber prestado sus servicios en casa de un notario, ejerció de taquígrafo en varios importantes periódicos y por fin empezó a publicar algunos estudios de costumbres de la vida inglesa, los cuales, coleccionados más tarde, decidieron su porvenir, pues desde entonces Dickens se dedicó por completo al cultivo de las bellas letras. Murió en 1870, a los cincuenta y ocho años de edad y, deseando sus compatriotas honrar sus restos, lo enterraron en la real Abadía de Westminster. Su memoria perdura en el mundo entero, pues se leen siempre con fruición las obras que dejó escritas tan grande autor, que fue, ante todo, hombre bueno y decidido protector de la humanidad doliente. Manuel Vellvé

©Librería de Porrúa Hermanos y Cía. S.A de C.V. Todos los derechos reservados 2018, Cd. de México